Parte de los ayuntamientos de las Islas Baleares, apuestan por la actividad de masajes en carpas instaladas en la playa, con el fin de combatir la oferta ilegal, que existe actualmente y desde hace ya algún tiempo,  en gran parte del litoral español y por otra parte, apostar por un tipo de servicio de salud y bienestar, donde el usuario pueda disfrutar de un masaje relajante de garantías, en una zona que reúna unas condiciones de salubridad, con el material que corresponde y por unos profesionales debidamente titulados, ya sea fisioterapeutas o quiromasajistas.

Bien es cierto, que la oferta ilegal en playa que existe actualmente es muy elevada, prueba de ello, la última noticia en prensa de hace un mes aproximadamente aquí en Mallorca.

Pensamos que es vital concienciar a todos los usuarios, turistas y residentes, del peligro que corren al contratar este tipo de servicio ilegal (masajistas orientales en playa), te realizan el masaje en la misma toalla donde se encuentra el cliente, aplicando un aceite de dudosa procedencia y reutilizando la misma toalla, para limpiar a los distintos usuarios que van masajeando a lo largo del día, evidenciando una falta de higiene, además de desconocer si la persona ha obtenido algún tipo de titulación para ejercer este tipo de actividad, con los riesgos que esto conlleva.

Este tipo de “masaje ilegal” forma parte de grupos organizados, donde los/las supuestos “masajistas” van siendo repartidos/as por diferentes playas, sin ningún tipo de permiso por parte del ayuntamiento, abono de canon o compromiso con hacienda o seguridad social y realizando la actividad, la mayoría de veces, de manera impune, ya que la policía, por diferentes razones, no siempre pueden intervenir en estos casos.

Apostamos por un masaje seguro, en una zona debidamente habilitada y por un personal titulado, apuesten por Foruspa y tendrán una #foruspaexperience, con una calidad del servicio garantizado.